Como ustedes deben saber, Lira, Pilar, Diego y yo, formamos parte del colectivo Lucerna Cómics, y probamos suerte postulando para tener un stand en la Comic Con de Santiago de Chile. ¿Y qué creen? ¡Quedamos! Esa noche fue genial para todos nosotros: nos dio mucha motivación para seguir adelante, y estamos trabajando a toda máquina para soprenderlos. Los estaremos esperando. <3

Cuándo: 30 y 31 de mayo y 1 de junio.
Dónde: Centro Cultural Estación Mapocho (metro Puente Cal y Canto)

Como ustedes deben saber, Lira, Pilar, Diego y yo, formamos parte del colectivo Lucerna Cómics, y probamos suerte postulando para tener un stand en la Comic Con de Santiago de Chile. ¿Y qué creen? ¡Quedamos! Esa noche fue genial para todos nosotros: nos dio mucha motivación para seguir adelante, y estamos trabajando a toda máquina para soprenderlos. Los estaremos esperando. <3

Cuándo: 30 y 31 de mayo y 1 de junio.

Dónde: Centro Cultural Estación Mapocho (metro Puente Cal y Canto)


Por poco
Una mujer me miró a través de la vitrina en un centro comercial. Y bien, en su mirada me vi con tres hijos, un perro en el patio, el miedo a perder el trabajo, los préstamos interminables, y unos atardeceres de domingo eternos y lánguidos en casa de sus padres. Sentí el peso de las mañanas iguales, de las tardes iguales, de las noches repetidas, de los iguales reproches. Rápidamente desvié la mirada, apuré el tranco y salí a la calle. Había sobrevivido a uno de esos segundos fatales con que la ciudad suele sellar el destino de los hombres.

Esta ilustración fue mi participación para el concurso de ilustración de &#8220;Santiago en 100 palabras&#8221;. Para participar, se debía ilustrar el cuento ganador de la versión 2002, el cual aparece escrito al principio de este post; entre los participantes se escogieron 12 para que ilustren los cuentos ganadores de este año. Y sorpresa: no quedé.
Así que, como los ganadores ya fueron anunciados, no queda más que hacer pública la imagen. A ver si se da para la otra ocasión.

Por poco

Una mujer me miró a través de la vitrina en un centro comercial. Y bien, en su mirada me vi con tres hijos, un perro en el patio, el miedo a perder el trabajo, los préstamos interminables, y unos atardeceres de domingo eternos y lánguidos en casa de sus padres. Sentí el peso de las mañanas iguales, de las tardes iguales, de las noches repetidas, de los iguales reproches. Rápidamente desvié la mirada, apuré el tranco y salí a la calle. Había sobrevivido a uno de esos segundos fatales con que la ciudad suele sellar el destino de los hombres.

Esta ilustración fue mi participación para el concurso de ilustración de “Santiago en 100 palabras”. Para participar, se debía ilustrar el cuento ganador de la versión 2002, el cual aparece escrito al principio de este post; entre los participantes se escogieron 12 para que ilustren los cuentos ganadores de este año. Y sorpresa: no quedé.

Así que, como los ganadores ya fueron anunciados, no queda más que hacer pública la imagen. A ver si se da para la otra ocasión.